2.8.13

Corner

Caminando rápido para llegar a cruzar la calle, veo a un hombre mayor con un bastón y una mujer a su lado. Sentía culpa de correr mientras él apenas podía moverse, entonces decidí no cruzar la calle y esperar a que los autos pasen. Me hacía acordar a cuando no podía caminar y el mundo apurado, pasaba por al lado mio; y esa bronca que sentía al no poder moverme como todos los demás. Me puse a su lado y me preguntó si lo podía ayudar. Mostré mi poca fuerza pero fuerza al fin y lo tomé del brazo, agarrándolo bien fuerte, mientras él hacía lo mismo conmigo; y a paso de hormiga cruzábamos la cuadra. La mujer me miró y me agradeció. Seguíamos caminando lento. Un auto nos cedió el paso -que era nuestro igualmente- y ya estábamos a mitad de camino. Llegamos a la esquina, hicimos unos pasos y les dije que yo también iba a volver a cruzar, lo cual le gustó al señor y sin despegarse un segundo de mí, seguimos caminando para llegar. "No llegues a viejo" me dijo. Lo miré esperando una reacción de arrepentimiento, un "era broma, querida" pero no. Lo dijo de verdad. ¿Cómo podía explicarle yo, que quería ser abuela y llegar a tener su edad mientras él tomado con toda su fuerza de mi brazo tenía miedo de resbalarse y escuchaba órdenes de su hija? Y llegué a mi casa pensando... no llegues a vieja, no llegues a vieja, no llegues.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Tu cabecita pensó que podías decirme: