31.7.13

Just another day started out like any other, just another day that I had the best day of my life.

¿Por qué ella no tiene mi suerte? ¿Por qué no puede tener lo que yo tengo?  ¿Por qué la vida es tan injusta con personas que aunque no las conozca, sé que no se lo merecen? ¿Querés que te ayude? Sí, ¡por favor! Pensaba y pensaba, ¿cómo puedo ayudarla? No importa, callate. Es una intención, y es una de las buenas, así que pensá rápido cómo vas a hacer. Bueno... pudo sola. ¿Querés que lo levante? No respondió. Pero levanté la vista y vi su sonrisa como respuesta. No me salían las palabras. Era tan linda esa desconocida, y su sonrisa es una de esas cosas que no voy a olvidar fácilmente. Fue un gesto que me llenó algunos lugares que tenía vacíos. Seguía sin poder responderle y entonces lo hice con la sonrisa más linda que pude haber hecho. Y ella me respondió otra vez de la misma forma, con una más grande. Le respondí mostrando mis dientes -ya era mucho- Y las puertas del colectivo se cerraron. No pude pensar en otra cosa que en la sonrisa tan linda que tenía, con esos ojos tan sinceros que me había mirado. Mi panorama se nubló con lágrimas pequeñas llenas de sentimientos y pude ver como ella, tan hermosa con su gorrito que ocultaba su calvicie, podía sola con la silla de ruedas y su amigo en ella. Inundada en tristeza el colectivo, siguió su camino; y entre un poco de movimiento y ver edificios y casas pasar frente a mí, me di cuenta que era muy afortunada. Intenté olvidarme rápido, por unos segundos lo logré y viendo a un hombre que no me había visto, pensé en lo que él estaba haciendo. Estaba bien, y quería decirle que me gustaría que existan más tipos como él. Cada vez me iba acercando más y no estaba muy segura si decirle o no, lo tenía demasiado cerca entonces opté por el "no". A lo que él respondió mis elogios mentales subiendo su mirada y sonriéndome de una forma felizmente exagerada. Me hizo muy feliz saber que a pesar de no haberle dicho nada, él ya lo sabía. Entonces hice lo mismo, lo miré e hice la misma sonrisa.

1 comentario:

Tu cabecita pensó que podías decirme: