5.2.17

Ma, vos pensás que quedo muy ridícula si me pongo un tapado?
Ella se ríe pero yo ya estaba en el placard de los abrigos para sacar uno y ponermelo.
Lo cierto es que no me importan las opiniones de los demás, y muchas veces no considero ni de las que vienen de las personas que quiero. - Sabés  qué, me lo voy a poner igual porque me gusta, se ve lindo y hace frío. Que sea febrero no me lo debería impedir, no? Febrero, mes dos. Ok, el tiempo pasa volando. Ya casi es mi cumpleaños y estoy ansiosa por sacar fotos con la Polaroid porque el film a estrenar tiene rayas. Rayas como mi gata. La Beso en la naricita y me voy.
Suena un especial de los Beatles en la radio y el domingo se volvió colorido. Y todavía no puedo creer como cada año que pasa mis domingos son totalmente diferentes con los de años anteriores. Tengo mucha tarea que hacer de dos idiomas que aprendo al mismo tiempo y ya me estreso sin que sea lunes. Mañana es otro día. Lennon dice "overthinking" y ya tengo muchos pensamientos en la cabeza. Un recuerdo. "Es que como cuando estoy con vos... no sé... no sé cómo explicarlo en español" me dijo.  ¿Podés creer que yo tampoco? Le respondí. Uhm, overthinking es la palabra. Los dos reímos. Era una tarde que no sabíamos bien quién quería dejar a quién, si yo a él o él a mí, la telepatía era mucha y le decía a mis amigas: Chicas. Les digo que es el hombre de mi vida. Pensamos lo mismo hasta en inglés. No no y no. Ellas tenían razón. Algo bueno venía después de él, y me pregunto cuántas veces volveré a empezar. Pero la vida es eso y me gusta.
La profesora de italiana me pide que conjugue el verbo "bevere" pero llego a la tercera persona y ya me confundí. Me quedo callada. Non lo so, le digo. Non capisco niente, Patricia. Se tomó cinco minutos conmigo, raro. Es una italiana sin paciencia. No sé, en serio. Estaba desganada sin motivos puntuales, todos me miraban. ¿Qué pensarán? No sé. Se hace el recreo y la mujer que fue trece veces a India y sostiene que no es peligroso me dijo, te juro que no quería que te pregunte más. Pensé que ibas a llorar, parecía que habías cortado con tu novio. Yo me reí porque solo tenía mal humor por despertarme de la siesta o porque quizás estaba triste y no lo sabía, pero solo me reí y le dije que no. Pero mi compañera preferida responde que eso no era, que yo había cortado hace tiempo. Y sonreí y le pregunté cómo va su viaje a Italia con escala en Estados Unidos.
Mañana es otro día, tengo italiano y un millón de anécdotas más, otro día en el que espero usar otro tapado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu cabecita pensó que podías decirme: